Pimientos divertidos, decorativos y comestibles

Siempre me llamaron la atención este tipo de pimientos que había visto alguna vez en una maceta de algún pueblo Andaluz, no recuerdo. 

Un día comprando plantas en un vivero me tropecé con una planta de estos pimientos arrumbada por el suelo, pregunté si se vendía y el comerciante me la regaló, pues me dijo que era anual y que se iba a morir. Contentísima me la llevé a casa y la coloqué en mi azotea. Desde entonces (y de esto hace ya más de 7 años) tengo pimientos de esta variedad en mi azotea y en mis platos de comida.

Son muy decorativos y en invierno se convierte en un simpático árbol navideño, totalmente natural. Además como unos pican y otros no, siempre te sorprenden en la cocina. Y sirven hasta para decorar los empaquetados de regalos y centros de mesa…



Yo, por supuesto, me dedico a regalarlos y expandirlos por las azoteas y jardines de mis amigos. Periódicamente y cuando ya no doy más abasto (congelados, preparados en la cocina para cualquier guiso…) aprovecho para ofrecerlos. Ayer mismo regalé unos cuantos a mis compis de danza y buscando un poco de información sobre ellos descubrí que la variedad se llama Bishop Crown. En estos enlaces podéis encontrar algo más de información y consejos de cultivo.

Para nuestras azoteas lechugueras es una planta muy interesante, fácil de mantener y muy bonita, por eso quería que la conocierais. Además ese toque picantillo nos alegra también la vida¡¡¡

Si alguien está interesado que me pida sin problema, con un pimientito de estos tienes un montón de semillas para cultivar más y seguir expandiéndolos.