Octubre 2014: un paseo por la margen derecha del Guadalquivir junto al Jardín Botánico.

En esta visita nos acercamos a la flora y vegetación más representativa de las riberas del Guadalquivir en su tramo adyacente al Jardín Botánico de Córdoba. Esta circunstancia explica que, además de las saucedas arbóreas y las alamedas, comunidades vegetales típicas de este curso fluvial, entre la flora leñosa encontramos una gran proporción de especies alóctonas o exóticas, algunas de ellas consideradas como invasoras (como es el caso del eucalipto rojo, el ailanto, la casuarina, el plátano oriental, el palo verde y el ricino).  

Desde el punto de reunión junto al Puente de San Rafael la ruta se inicia bajando hasta el río por un camino de tierra, después de pasar a través de una valla parcialmente rota. En esta bajada nos detuvimos para comentar la presencia, junto al puente, de varias especies alóctonas de árboles, el palo verde o espina de Jerusalén (Parkinsonia aculeata) y la casuarina o pino de Norfolk (Casuarina cunninghamiana), dos especies que pudimos ver en la visita del domingo anterior en el Parque Cruz Conde.
Ejemplares de palo verde y de casuarina creciendo junto al Puente de San Rafael.
En la ribera del río, nada más bajar por el camino, nos encontramos con una sauceda de sauces blancos (Salix alba, predominantemente de la variedad vitellina), muchos de ellos con porte bastante péndulo o llorón. Como podremos comprobar a lo largo de toda la visita, este tipo de comunidad vegetal riparia, con árboles de pequeño porte, jóvenes, es la dominante. Debido al crecimiento tan rápido de los sauces la formación observada no debe tener más de 5 años.
Sauceda de sauces blancos (Salix alba).
El paseo transcurre por un camino donde las saucedas quedan a la izquierda, sobre un talud, mientras que en la parte de la izquierda encontramos formaciones dominadas por árboles en su mayoría exóticos, entre los que observamos ailantos (Ailanthus altissima), olmos de Siberia (Ulmus pumila) e higueras (Ficus carica), además de algunas especies trepadoras ornamentales, como es el caso de Polygonum baldschuanicum, originaria de Asia, de carácter invasor, que en el momento de la visita estaba en plena floración.
Polygonum baldschuanicum (= Fallopia baldschuanica), una enredadera exótica e invasora.
Antes de llegar a la altura del molino donde se acoge el Museo de Paleobotánica en el Jardín Botánico nos detuvimos a contemplar un ejemplar de álamo negro o chopo de Canadá (Populus x canadensis).
Ejemplar de chopo canadiense próximo al Molino de la Alegría.
Justo a la altura de la pasarela de acceso al Molino de la Alegría, dentro del Jardín Botánico destaca el porte péndulo de las ramas de un ejemplar de sauce llorón (Salyx babylonica). En ocasiones se ha constatado la hibridación entre esta especie y el sauce blanco (S. alba var. vitellina): Salix x chrysocoma. De hecho, en el tramo urbano del Guadalquivir son frecuentes los sauces con aspecto péndulo o llorón, de modo que quizás en algunos casos tengan dicho origen híbrido.
Sauce llorón cultivado en el Jardín Botánico.
Tras rebasar el molino, en la izquierda del camino nos detuvimos a observar un ejemplar de arce de hojas de fresno (Acer negundo), con hojas amarillas con coloración otoñal, y otro de gran porte de olmo de Siberia (Ulmus pumila).
Detalle de una hoja con coloración otoñal de arce de hoja de fresno.
La siguiente parada la hicimos junto a la pasarela-embarcadero, desde donde se divisa perfectamente la extensión de las saucedas en riberas e isletas del río. Aquí también pudimos comentar las diferencias entre las eneas (Typha dominguensis) y la platanaria (Sparganium erectum) y en el borde del camino contemplar algunas especies herbáceas propias de los herbazales higronitrófilos, entre ellas varias asteráceas como los “caíllos” (Xanthium strumarium), Aster squamatus, Conyza canadensis y los cardillos (Scolymus maculatus).
Vista de las saucedas del entorno del Molino, desde la pasarela-embarcadero.
A partir de aquí hay un tramo de camino que discurre entre una densa y alta sauceda de sauces blancos (S. alba) y una alameda de álamos blancos (Populus alba), esta última en el talud adyacente al Jardín Botánico. La alameda aparece cruzada por varias pasarelas y rampas de acceso.
Saucedas (izquierda) y alamedas (derecha) bordeando el camino.
En el tramo adyacente al Jardín Botánico la alameda aparece orlada por varios ejemplares de casuarinas (Casuarina cunninghamiana) y sobre todo destaca la presencia de un pequeño rodal de plátanos de sombra orientales (Platanus orientalis), una especie exótica escasamente empleada en Córdoba, frente a la abundancia del plátano híbrido (P. x hispanica), que también aparece en algunos puntos de la alameda.
Plátanos de sombra orientales creciendo en la alameda.
Detalle de una hoja seca de plátano de sombra oriental.
Más adelante, cuando la margen del río apenas cuenta con vegetación de ribera leñosa, en el talud a la derecha del camino nos llama la atención la presencia de varios pies de ricino (Ricinus communis), alguno de ellos de gran porte. Esta especie exótica (procedente de América) se caracteriza por sus grandes hojas palmadolobadas y su gran toxicidad (tradicionalmente el aceite de ricino fue empleado como purgante).
Ejemplar de ricino en fructificación.
En la orilla, además de algunos sauces dispersos, encontramos carrizos (Phragmites australis) y algunas cañas (Arundo donax), y nos detuvimos a comentar las diferencias entre ambas especies.
Un pequeño rodal de cañas en la orilla del río.
Rodal de carrizos en la orilla derecha; en la otra orilla bosquete de eucaliptos rojos.
Antes de abandonar la orilla del río para salir de nuevo hasta el Parque Cruz Conde en las inmediaciones del Jardín Botánico, nos encontramos con varios pies muy jóvenes de fresno (Fraxinus angustifolia). Antes de esto pasamos junto a un eucalipto de pequeño porte aislado (Eucalyptus camaldulensis) y en el talud de la derecha del camino nos encontramos con varias moreras (Morus alba), palos verdes (Parkinsonia aculeata), ricinos (Ricinus communis) y sauzgatillos (Vitex agnus-castus). Otras especies leñosas observadas a la derecha del camino han sido la zarza (Rubus ulmifolius) y la adelfa (Nerium oleander).
Varios pies jóvenes de fresno en la orilla del río.



Rafael Tamajón Gómez, en Córdoba, 23 de noviembre