Agosto 2014: Árboles de todo el mundo en los jardines y parques de Córdoba capital.

Los jardines y parques públicos de la ciudad de Córdoba atesoran una gran diversidad botánica de especies arbóreas. A título de ejemplo, en los Jardines de La Victoria/Duque de Rivas, los Jardines de la Agricultura y los existentes en la Avenida de América podemos contemplar unas 50 especies de diversas procedencias, tamaños y aspectos. Es un magnífico “arboretum” en plena ciudad, alternativa al Jardín Botánico, que nos permite viajar a través de los cinco continentes. Destaca por ejemplo la gran diversidad de palmeras, ya que pueden observarse hasta 6 especies distintas, entre las que destaca por su abundancia la palmera datilera. Durante la visita el objetivo es aprender las características para identificar las principales especies arbóreas de la ciudad.


La ruta, que ha partido de la puerta principal del Mercado Victoria, se ha estructurado en tres partes en función del parque o jardín visitado: Jardines de la Victoria y del Duque de Rivas, Jardines de la Agricultura y Jardines de la Avenida de América.
Palmeras datileras (Phoenix dactylifera) junto a la puerta principal del Mercado Victoria. Algunas de las palmeras de la alineación existente en el paseo de la Victoria alcanzan los 20 m de altura.
La interpretación botánica se inicia con las especies de palmeras que pueden contemplarse en el entorno del citado mercado: palmera datilera (Phoenix dactylifera), palmera canaria (Phoenix canariensis), palmera de abanico (Washingtonia robusta) y palmito elevado (Trachycarpus fortunei).
Grupo de palmeras canarias (Phoenix canariensis) en los jardines de la Victoria.

Las dos primeras especies tienen hojas muy alargadas con aspecto de pluma mientras que las restantes tienen hojas en forma de abanico. La especie que alcanza mayor altura de ellas es la palmera de abanico mejicana, que alcanza unos 30 m. La especie de porte más modesto es el palmito elevado, que como máximo puede alcanzar 10-12 m.

Ejemplar de palmera de abanico mejicana (Washingtonia robusta) de gran altura junto a varias palmeras canarias en los jardines de la Victoria. Esta especie procede de Norteamérica.

En los Jardines de la Victoria encontramos un buen número de coníferas, como es el caso de tres especies de pino, el piñonero (Pinus pinea), el carrasco (P. halepensis) y el canario (P. canariensis), una especie de cedro, el cedro del Atlas (Cedrus deodara), una especie de araucaria (Araucaria excelsa) y el tejo (Taxus baccata), esta última muy escasa en la ciudad (el tejo que había en origen estaba en mal estado y durante la remodelación de esta zona verde fue repuesto por varios ejemplares de pequeño porte).
Pino carrasco (Pinus halepensis) de gran porte en los jardines de la Victoria.
Pino canario (Pinus canariensis) en los jardines de la Victoria. Los ejemplares de mayores dimensiones de la ciudad se localizan no obstante en los Jardines de la Agricultura.


Por su aspecto y porte parecido al de los pinos, uno de los árboles observados y comentados en este paseo ha sido la casuarina (Casuarina equisetifolia), árbol que procede de Australia y de varias islas del Pacífico y que alcanza gran altura y dimensiones (los de mayor porte están en los Jardines de la Agricultura).

Casuarina (Casuarina equisetifolia) en los Jardines de la Victoria.
Otras especies que pudieron ser observadas y comentadas en el paseo por la Victoria fueron el algarrobo (Ceratonia siliqua), en concreto el ejemplar hembra de porte singular situado junto a las tiendas; el almez (Celtis australis), el ailanto (Ailanthus altissima), especie procedente de China de gran potencial invasor; la jacarandá (Jacaranda mimosaefolia), procedente de América del Sur y de vistosa floración, y el braquiquito (Brachychiton populneum), introducido desde Australia.
Alineación de almezos en los jardines del Paseo de la Victoria, en el lado que da a República Argentina.
El ailanto (Ailanthus altissima), especie de árbol dioica procedente de China, es una de las especies con mayor potencial invasor.

La jacaranda (Jacaranda mimosaefolia) presenta hojas compuestas varias veces pinnadas.


Antes de pasar a los Jardines de la Agricultura nos detuvimos al final de los jardines del Duque de Rivas para contemplar uno de los escasos ejemplares de acebo (Ilex aequifolium) de la ciudad, en concreto el más viejo de todos, que presenta un estado fitosanitario lamentable.
Ejemplar enfermo de acebo (Ilex aequifolium) en los Jardines del Duque de Rivas.


En los Jardines de la Agricultura, además de las especies de palmeras ya citadas, pueden contemplarse varias especies más de palmeras, como es el caso de la palmera de abanico californiana (W. filifera) y el palmito (Chamaerops humilis), siendo esta última la única especie de palmera que habita el continente europeo.


Aspecto y frutos del palmito (C. humilis), la única especie de palmera autóctona de Europa. Es una especie termófila muy sensible a las heladas.

En este parque encontramos probablemente la mayor diversidad de especies de todos los parques del centro de la ciudad, concentrada en un espacio relativamente pequeño. Entre las aproximadamente cuarenta especies que allí pueden ser contempladas hay algunas que destacan por su singularidad o rareza. Hasta hace relativamente poco tiempo aquí encontrábamos el único ejemplar de gingko u árbol de las pagodas (Ginkgo biloba), un verdadero fósil viviente. Ahora es el individuo de mayor porte pero también es posible encontrarlo en alineaciones en el carril bici de Vallellano y en el de la Avenida de América, así como en el Real Jardín Botánico de Córdoba.
Ginkgo (Ginkgo biloba) plantado en el carril bici de la Avenida de América.


La especie más abundante y que cuenta con algunos ejemplares de gran porte es el plátano de sombra (Platanus hispanica). Entre las especies poco frecuentes en los parques y jardines de la ciudad y que sin embargo es posible contemplar en los Jardines de la Agricultura podemos citar, entre otras, las siguientes: castaño de Indias (Aesculus hippocastanum), del área europea balcánica, tilo (Tilia platyphyllos), jabonero de China (Koelreuteria paniculata) y malvácea (Lagunaria patersonii). También habría que destacar aquí la presencia de varios ejemplares de la conífera caducifolia conocida con el nombre de ciprés de los pantanos (Taxodium distichum), plantados a raíz de la última remodelación de este parque.

Detalle de las hojas de un tilo de hoja ancha (Tilia platyphyllos), una especie muy poco empleada en los jardines cordobeses por estar mal adaptada a nuestro severo clima estival.

La visita finalizó con un breve paseo por los jardines de la Avenida de América. En esta avenida encontramos alineaciones de almeces (Celtis australis), al igual que en el Paseo de la Victoria, así como de ginkgos, como ya se ha comentado previamente. En la otra acera de los jardines la alineación de la avenida está hecho con ejemplare de roble australiano.

Roble australiano (Grevillea robusta) en la Avenida de América.
En los jardines del Plan Renfe encontramos una gran diversidad, destacando la presencia de especies poco frecuentes en la ciudad, como es el caso de los castaños de Indias (A. hippocastanum), los tilos de hoja ancha (Tilia platyphilos), cerezos (Prunus avium), enebros de la miera (Juniperus oxycedrus subsp. badia) y acacias de Constantinopla (Albizia julibrissin).
Uno de los escasos ejemplares de enebros de la miera (Juniperus oxycedrus) plantados en los jardines de la ciudad, en concreto en la cercanía del antiguo edificio de la Estación de Renfe.

En este paseo destaca la abundancia de fresnos, tanto el autóctono de nuestros ríos y arroyos (Fraxinus angustifolia) como el fresno común (F. excelsior), propio de climas más frescos y húmedos), especie poco empleada habitualmente como especie ornamental en la ciudad.
Ejemplar de fresno de hoja estrecha (Fraxinus angustifolia), especie autóctona propia de la vegetación riparia. Esta especie es relativamente abundante en la zona de la Avenida de América.



Rafael Tamajón Gómez, 31 de agosto de 2014