Contenedores hortícolas en la ciudad I

(Actualizado 1 de noviembre 2012)
(Actualizado 10 de junio 2011)
(Actualizado 20 de mayo 2011)


Varios ejemplos de maceteros que se pueden utilizar en balcones y azoteas para cultivar ricas verduritas que necesitan un buen volumen de tierra para crecer.

Clásicos maceteros de madera (los más manitas los pueden construir reutilizando palets)

Maceteros diversos de plástico. Con imaginación al poder, cualquier recipiente de plástico resistente se puede reconvertir en fuente de vitaminas para nuestras plantas.
Original y bueno para la espalda, un contenedor metálico de grandes dimensiones y en altura para no tener que agacharte.
Jardineras de barro, ¡pesadas! que no se mueven con el viento. Aprovechando el borde del muro de la azotea.


Huerto suspendido, o vertical, con bolsas de rafia llenas de buen sustrato y atadas a las rejas del balcón, aprovechando el mínimo espacio.




Las viejas bañeras son ideales: se reutilizan; tienen una gran capacidad para cultivar; retienen la humedad, permitiendo filtrar el exceso de agua a través del desagüe.

Las cajas de madera para el transporte de la fruta, pueden ser otro buen recipiente para nuestras verduras, especialmente las que necesitan de poca profundidad, como lechugas, rabanitos, aromáticas... No os olvidéis forrar la caja con un plástico por la parte de dentro para que la tierra no se pierda por los orificios de la caja. Y claro, hacer algunos ahujerillos en la parte de abajo del plástico para que pueda salir el exceso de agua.
Cubos de basura reutilizados
Sobre una mesa vieja...

Un ladrillo bien aprovechado


Importante: dejar un hueco por debajo de las macetas que facilite la aireación y limpieza, para no estropear el edificio ni las relaciones vecinales.