ROLA, Proyecto Local de Voluntariado Ambiental 2010

El proyecto Red de Observadores de Libélulas en Andalucía (ROLA) ha sido seleccionado como Proyecto Local del programa de Voluntariado Ambiental de la Junta de Andalucía en su convocatoria del año 2010. Se trata por lo tanto de un reconocimiento importante de la labor por desempeñar y de la capacidad organizativa de la asociación. No menos despreciable es el apoyo institucional conseguido a la hora de gestionar los permisos necesarios para la realización de los protocolos (permisos individuales de captura de especímenes y de acceso).



La ROLA nace el 3 de julio 2010, cuando mantuvimos una primera reunión en ocasión de los II Encuentros Odonatológicos de Cazorla (link). La ROLA se plantea dos fines principales: la formación de voluntarios aficionados a la observación y al estudio de las libélulas y la recolección de datos de campo modernos sobre la distribución de las especies de libélulas en Andalucía. No tratamos de realizar un atlas de distribución pero planteamos estudiar un conjunto representativo de ríos, y en menor medida humedales, andaluces.


II Encuentros Odonatológicos de Cazorla



El proyecto está dirigido por especialistas y aficionados andaluces a la observación de las libélulas, reunidos en un grupo de trabajo de la asociación AEA El Bosque Animado. Esta abierto a todo el mundo, socios y no socios, gente afincada en Andalucía o viajeros esporádicos. Nuestra voluntad es sumar las ganas de los aficionados. El proyecto esta asesorado por el comité científico de AEA El Bosque Animado, contando con la participación del odonatólogo Adolfo Cordero (Universidad de Vigo).



En la red, hay dos tipos de voluntarios: unos serán “odonatólogos” que saben identificar las especies de libélulas: o bien entomólogos aficionados al estudio de los odonatos, o bien naturalistas que hayan participado recientemente en un taller de identificación; otros serán “aprendices” que acompañaran al odonatólogo para aprender las bases de su estudio. Se intentará formar equipos en las ocho provincias andaluzas, contando siempre con una persona que conozca bien las distintas especies.




Emergencia de Cordulegaster boltoni