Libélulas en el río Guadalmina (Benahavís), con la asociación ASECONA

El pasado 2 de julio nos reunimos en el embalse del Guadalmina, un lugar que cada verano tratamos de visitar con los miembros de la asociación Asecona, generalmente estudiantes y otras personas interesadas procedentes o relacionadas con la Universidad de Málaga. Un grupo de personas dispuesto a conocer un poco más sobre este grupo de insectos y experimentar de primera mano la sutileza de su morfología, sus fascinantes coloraciones y observar entusiasmados las constantes acrobacias de su rápido vuelo, como quedó plasmado en los preciosos dibujos que tan generosamente nos regalaron varios de los participantes y que impregnó la actividad de un gran ambiente artístico. 

Dibujos realizados a mano alzada durante la actividad de diversas libélulas observadas... una manera muy creativa e interesante de plasmar la biodiversidad que nos rodea.




Se trata de un lugar que alberga un gran número de especies de libélulas dado que presenta varios ambientes acuáticos distintos: el embalse del río Guadalmina, el propio río aguas abajo del embalse y un pequeño arroyo tributario de aguas permanentes, la Cañada de Juan Miná. Esta diversidad de hábitats favorece la presencia de las especies propias de aguas estancadas o lentas y las de aguas corrientes, de manera que en el transcurso de estas actividades hemos podido observar hasta 18 especies en una sola jornada.

Además este enclave suele sorprendernos con el avistamiento de algún ejemplar de esa otra especie que aún no habíamos visto allí, con lo que el número total de especies citadas históricamente en la zona asciende ya a 27, incluyendo la novedad de este año Erythromma viridulum.
Muestreando durante el desarrollo de la actividad en una de las zonas remansadas del embalse en la que abundaban los ejemplares de E. viridulum.

Macho de Erythromma viridulum, especie con una combinación de colores muy particular.

Una foto del grupo que participó en la actividad, con más de un artista!

Texto sobre biodiversidad urbana

Vivir en la ciudad no tiene por qué significar vivir de espaldas a la naturaleza. Las ciudades son el hogar de una sorprendente variedad de vida silvestre, no necesariamente cosmopolita. Si algo caracteriza a las ciudades es el cambio y allí donde haya oportunidades habrá especies que las aprovechen. El entorno urbano está lleno de posibilidades...


 Seguir el artículo de Carmen Martínez.

Foto: Alexandra Farrell

PAZ y Naturaleza

Ayer, 18 de julio de 2016, en la calurosa tarde cordobesa, un grupo de mujeres amigas nos pusimos manos a la obra para crear algo juntas.
Detalle de la banderola
Algunas de nosotros habíamos estado recientemente en el museo nacional de antropología en Madrid viendo la siguiente exposición: Los colores del ártico: arte y cultura inuit (Del 1 de junio al 18 de septiembre).

Nos fascinaron tanto los bordados y motivos que hacían estas mujeres que nos dio una idea: diseñar un bordado inspirado en la naturaleza de nuestra ciudad. Así nos organizamos la calurosa tarde de lunes para en un lugar fresquito y tranquilo tejer juntas. Además quisimos incluir la palabra PAZ a nuestra creación. Así surgió esta gran banderola, espontánea, natural y con mucho sentimiento a la que entre todas le dimos un espacio en nuestro querido río Guadalquivir.

Tras varias horas con la aguja, los hilos y los retales, entre vasos de agua fresca y grata compañía, la tarde nos pasó volando y el calor se disipó. Dimos por finalizada nuestra pequeña gran creación y nos lanzamos con nuestras bicicletas y nuestro picnic sostenible a disfrutar juntas en la orilla del río y colgar la banderola.



Esperamos que dure mucho tiempo. En nuestros corazoncillos quedará seguro un retazo de colores y puntadas que aprendimos a hacer juntas por la paz en el mundo y la conservación de la naturaleza.


Banderola recién colgada.
Animaos y acercaos al Guadalquivir, junto al puente romano, al lado del barco de juegos para niños, allí lo dejamos colgado ayer de madrugada.

Gracias a todas las participantes¡¡¡