Ruta botánica 2-12-2018: “Los líquenes de la ciudad de Córdoba”

Los líquenes son fascinantes organismos formados por la simbiosis entre un hongo, un alga o una cianobacteria y una levadura. Son capaces de colonizar todos los hábitats de la Tierra, incluso en las extremas condiciones de la tundra ártica y antártica y en el litoral rocoso. Aunque en general son buenos bioindicadores de una atmósfera limpia, algunas especies son tolerantes a ciertos niveles de contaminación y a elevados niveles de nitrificación y por ello pueden llegar a ser frecuentes e incluso abundantes en las ciudades, tanto en las cortezas de algunos árboles como en variadas estructuras antrópicas: muros, fachadas de edificios antiguos, esculturas, empedrados, terrazas, losas sepulcrales, etc. Con la presente visita se ha pretendido llamar la atención sobre su existencia y ofrecer una visión general acerca de su diversidad en la ciudad de Córdoba, dando a conocer algunas de las especies más comunes y abundantes.


Foto nº 1. Cartel anunciador de la salida botánica (autor: Rafa Tamajón).
Tras ser cancelada la ruta en la fecha originalmente anunciada (18-11-2018), se eligió la fecha del domingo 2 de diciembre teniendo en cuenta las previsiones meteorológicas, que en esta ocasión eran muy favorables (Foto nº 1).


Foto nº 2. Muestras de líquenes y material gráfico y bibliográfico para apoyar la breve charla introductoria teórica (autor: Pepe Lozano).
La salida, concebida como un minitaller, ha constado de dos partes, una teórica y una práctica. Antes de iniciar la visita, nuestro guía Rafael Tamajón, ofreció en las inmediaciones del punto de encuentro una breve charla introductoria sobre los líquenes: concepto, estructura, tipología, reproducción, hábitats y otras curiosidades. La explicación se apoyó sobre material gráfico (láminas y libros) así como sobre varios ejemplos de líquenes epífitos (aquellos que crecen sobre la vegetación leñosa) que fueron mostrados a los asistentes (Foto nº 2). Entre los líquenes que se mostraron estaban el líquen fruticuloso llamado Evernia prunastri (que se usa en la industria de los perfumes), ausente en la ciudad pero frecuente en la Sierra de Córdoba -se mostró una ramita repleta de este líquen cogida en los alrededores de Assuan, en “La Conejera”. Otras especies de líquenes fruticulosos mostradas fueron un ejemplar del curioso líquen conocido como “líquen del ojo dorado” (Teloschistes chrysophtalmus) y otro del género Ramalina. Como ejemplos de líquen foliáceo epífito muy común en el municipio, tanto en la ciudad como en el campo, se mostraron varias ramitas cubiertas por Xanthoria parietina. Esta especie precisamente fue la empleada para explicar la estructura básica de un líquen. Entre otras curiosidades, se mostraron dos pequeñas muestras de una especie de líquen gelatinoso, que crece en el suelo o en zonas de muros con recubrimiento terroso, Collema tenax.

Tras la charla teórica la salida o ruta botánica propiamente dicha contó con una serie de paradas en distintos puntos, con el objeto de observar las principales especies de líquenes de la ciudad de Córdoba, explicando las principales características que permiten su identificación visual (no hemos entrado a usar reactivos químicos en ningún caso). A su vez, se diferenciaron dos partes dentro de esta ruta. La primera parte del recorrido estuvo dedicada a la observación de líquenes epífitos (aquellos que crecen sobre la vegetación leñosa, en este caso sobre los árboles) y la segunda se centró en los líquenes saxícolas (que crecen sobre rocas, en este caso sobre estructuras constructivas equivalentes, como es el caso de los ladrillos y el mortero).

En la primera parte dedicada a los líquenes epífitos se hicieron un total de cinco paradas, una en los jardines adyacentes a la Biblioteca Central y el resto en el Parque Madre Coraje, conocido popularmente en el barrio como “Los Teletubbies”.

Foto nº 3. Tronco de Acacia de Constantinopla cubierto por los líquenes Lecanora pulicaris, con talo blanquecino,  y Xanthoria parietina, con talo anaranjado (autor: Pepe Lozano).
La primera parada fue para observar los líquenes de la corteza lisa de un ejemplar joven, que lleva poco tiempo plantado, de acacia de Constantinopla (Albizia julibrissin). En especial  nos centramos en llamar la atención sobre la abundancia de Lecanora pulicaris, un líquen epífito crustáceo de talo gris pálido que no es muy frecuente en la ciudad de Córdoba, que crecía en compañía de varias especies de líquenes foliáceos, principalmente junto a Xanthoria parietina (foto nº 4).


Foto nº 4. Xanthoria parietina, líquen foliáceo frecuente en troncos y ramas de árboles, con talo de color anaranjado y apotecios del mismo color.
La segunda parada se correspondió con una palmera canaria, en cuyo estípite (tronco) encontramos un líquen crustáceo de aspecto granuloso-farináceo, con talo de color verde-azulado pálido: Lepraria incana (Foto nº 5).


Foto nº 5. Leparia incana, líquen con talo de aspecto granuloso y color verde-azulado pálido, desarrollado sobre el estípite de una palmera canaria (autor: Pepe Lozano).
La tercera parada era el tronco de un naranjo amargo (Citrus aurantium), con la corteza extensamente cubierta por una comunidad de un pequeño líquen foliáceo de talo gris-verdoso, con la zona central sorediada (Hyperphyscia adglutinata), relativamente común en el arbolado urbano (Foto nº 6).

Foto nº 6. Comunidad formada por el líquen Hyperphyscia adglutinata sobre tronco de naranjo amargo (Citrus aurantium) (autor: Pepe Lozano).
La cuarta parada fue para observar la comunidad de líquenes desarrollada sobre la corteza rugosa del tronco de un cinamomo o acederaque (Melia azederach), la especie arbórea más abundante en el parque visitado. Además de las especies de líquenes foliáceos Xanthoria parietina e Hyperphyscia adglutinata pudimos observar algunas especies no vistas hasta el momento, como es el caso de Physcia aipolia (foto nº 7), líquen foliáceo de talo grisáceo pálido con apotecios de disco gris oscuro, o de Candelariella reflexa (foto nº 8), líquen crustáceo de talo verdoso con soredios de color amarillo.

Foto nº 7. Varios ejemplares del líquen corticícola Physcia aipolia sobre corteza de cinamomo o paraíso (Melia azederach) (autor: Pepe Lozano).

Foto nº 8. Candelariella reflexa, líquen de talo de color verde amarillento sobre corteza de cinamomo o paraíso (Melia azederach) (autor: Pepe Lozano).
La quinta y última parada para observar líquenes epífitos en el parque fue en el tronco de uno de los almeces existentes en una alineación periférica al borde del parque, ya fuera de la valla, lindando con un aparcamiento. Sobre este árbol de corteza lisa pudimos observar una densa comunidad de líquenes dominada por las especies antes comentadas, P. aipolia y X. parietina, con importante presencia también de H. adglutinata (Foto nº 9).


Foto nº 9. Comunidad de líquenes desarrollada sobre la corteza lisa de un almez (Celtis australis), dominada por Physcia aipolia, con presencia también de Xanthoria parietina e Hyperphyscia adglutinata (autor: Pepe Lozano).
Como se ha comentado al principio, la segunda parte de la visita se centró en las especies de líquenes de diversas construcciones, como es el caso de los muros. Esta segunda parte se inició con una parada en la que estuvimos un buen rato intentando reconocer las distintas especies de líquenes saxícolas presentes en el enlucido o mortero de una pequeña porción de muro del Colegio adyacente al parque (Foto nº 10).

Foto nº 10. Toma de contacto de los asistentes con los líquenes de los muros.
Entre las especies de líquenes presentes en este enclave (Foto nº 11) se puso la atención en la observación de las características diagnósticas de las siguientes: Variospora aurantia (líquen crustáceo de talo amarillo-anaranjado con bordes lobulados y apotecios anaranjados en la zona central), Caloplaca teycholita (líquen crustáceo de talo blanco sucio o gris pálido, con zona central granulosa -sorediada- y bordes con lóbulos poco marcados; a veces presenta apotecios de color rojo teja), Verrucaria nigrescens (líquen crustáceo de talo fisurado-areolado, de color marrón-negruzco, con peritecios negros relativamente grandes), Aspicilia contorta subsp. hoffmanniana (foto nº 12)(líquen crustáceo de talo areolado, de color gris pálido ocráceo, con apotecios más o menos hundidos y de forma bastante angulosa) y Placidium squamulosum (foto nº 13) (líquen con talo formado por escuámulas de color pardo -verdoso en estado hidratado- y con minúsculos peritecios hundidos).

Foto nº 11. Comunidad de Caloplaca teycholita, Variospora aurantia y Verrucaria nigrescens en el enlucido del primer muro visitado.
Foto nº 12. Aspicilia contorta subsp. hoffmanniana, líquen crustáceo areolado sobre el enlucido del muro visitado en primer lugar.
Foto nº 13. Placidium squamulosum, líquen escuamuloso localizado en muros con algo de tierra.
Otras especies presentes pero poco extendidas en este muro son Rinodina sp., Flavoplaca citrina y Lecanora albescens (ver descripción más adelante).

La última parada fue en el muro de ladrillo visto del antiguo Cuartel de Lepanto (C/ Sagunto), adyacente al parque previamente visitado (Foto nº 14). El objetivo fue para comprobar la gran variabilidad individual de la mayoría de las especies antes comentadas, así como llamar la atención sobre la presencia de algunas otras no observadas previamente, y otras con presencia puntual en el primer muro y mucho más extendidas en este segundo muro visitado.

Foto nº 14. Vista parcial del muro de ladrillo visto del antiguo Cuartel de Lepanto, con el grupo "en busca del líquen perdido".

En este muro, además de V. aurantia (foto nº 15), C. teycholita (foto nº 16, V. nigrescens, P. squamulosum, A. contorta subsp. hoffmaniana, que ya han sido descritas, pudimos observar entre otras, las siguientes especies que a continuación se describen brevemente: Flavoplaca citrina (foto nº 17), líquen crustáceo nitrófilo de talo fisurado-areolado de color verdoso amarillento, extensamente sorediado -soredios de color amarillento-, con apotecios anaranjados de borde talino; varias especies sin determinar del género Rinodina -supuestamente- (foto nº 18), con talo fisurado-areolado de color gris o blanquecino y apotecios de color negro o pardo; Lecanora albescens, con talo blanco y apotecios lecanorinos de color verdoso pálido y borde talino; una especie no identificada del género Verrucaria, con talo areolado granuloso, de color gris-ocráceo y peritecios pequeños y en número variable por areola.


Foto nº 15. Variospora aurantia (=Caloplaca aurantia) sobre muro de ladrillo visto del antiguo Cuartel de Lepanto (autor: Rafa Tamajón).
Foto nº 16. Flavoplaca citrina (=Caloplaca citrina) sobre muro de ladrillo visto del antiguo Cuartel de Lepanto (autor: Rafa Tamajón).
Foto nº 17. Dos talos del líquen crustáceo Caloplaca teycholita (=Pyrenedosmia teycholita) sobre muro de ladrillo visto del antiguo Cuartel de Lepanto (autor: Rafa Tamajón)

Foto nº 18. Líquen crustáceo de talo blanquecino (¿Rinodina sp.?) sobre muro de ladrillo visto del antiguo Cuartel de Lepanto (autor: Rafa Tamajón).

Además, como especies nuevas, entre otras, en este muro encontramos las siguientes: Lecanora dispersa; una especie no identificada de Lecidella -se parece a las especies silicícolas L. carpathica y L. elaeochromoides- con talo areolado, grueso, más o menos verrucoso y apotecios negros grandes, de forma variable;  y una especie no identificada, atribuida provisionalmente y con dudas al género Micarea, con talo granuloso de color gris-verdoso y numerosos cuerpos fructícferos de color negro, redondeados.






Crowfunding BFS - 12/12/18 - Pinsapar Sierra Las Nieves

Desde AEA El Bosque Animado, queremos agradecer a Conoce Natura (guías de naturaleza), la asociación ASECONA y Wild Andalucía (guías de naturaleza) por ser las primeras entidades colaboradoras de la campaña de financiación colaborativa para la creación del centro de naturaleza "Benarrabá Field Station".